Causas y tratamiento de la gingivitis

causas y tratamiento de la gingivitis
Índice del artículo

La temida periodontitis es una enfermedad que, si no se trata a tiempo, derivará inevitablemente en la pérdida de algunos e incluso de todos los dientes.

Pero la periodontitis no es una enfermedad que se presente de buenas a primeras, sino que siempre llega precedida de otra afección denominada gingivitis.

Por lo tanto, la mejor manera de evitar una enfermedad periodontal es impedir que aparezca la gingivitis y, caso de que esto ya haya ocurrido, aplicar el correspondiente tratamiento con la mayor premura.

Conozcamos cómo detectar la gingivitis, la manera de eliminarla y las consecuencias de no seguir el tratamiento adecuado.

La gingivitis: el enemigo silente

La gingivitis es un trastorno irritativo de las encías. Puede estar producida por acúmulo de placa bacteriana, principalmente bacteria Porphyromonas gingivalis, por agresiones externas, trastornos hormonales, efectos secundarios de medicamentos u otras drogas o por una combinación de todo lo anterior.

Porphyromonas gingivalis

En sus inicios, es una enfermedad silente. Los síntomas son muy leves, normalmente un mínimo enrojecimiento de las encías del que no es consciente el afectado, que no sufre ninguna molestia.

En estadios posteriores, comienza a manifestarse con sangrado de encías durante el cepillado e incluso con problemas de sensibilidad y/o dolor en dientes y encías.

De ahí la importancia de revisarse las encías periódicamente y, si observamos que están mínimamente enrojecidas, acudir cuanto antes al odontólogo.

Tratamiento de la gingivitis

Siempre que la gingivitis no sea grave o no haya dado paso a una periodontitis, es relativamente fácil de atajar. Basta con seguir a rajatabla el siguiente procedimiento higiénico:

  • Cepillado dental a fondo y uso de la seda dental tras cada comida
  • Tras cada limpieza, enjuague de 30 segundos con un colutorio antibacteriano que no sea irritante (por ejemplo, a base de clorhexidina)

Si está avanzada, será necesario que el odontólogo realice una limpieza dental profesional, eliminando mecánicamente la placa bacteriana y los depósitos de sarro.

Además, se recomienda:

  • No consumir alcohol sin diluir de alta graduación (whisky, brandy, ginebra, etc.)
  • Eliminar de raíz el consumo de tabaco

Hacemos hincapié en que las agresiones externas son una de las causas más frecuentes de que aparezca la gingivitis: la prevalencia y gravedad de esta enfermedad es mayor en los grandes consumidores de licores de alta graduación y, muy especialmente, en los fumadores.

El alcohol, pero mucho más la nicotina, ejercen un efecto irritativo en las encías de gran envergadura. La irritación es crónica en grandes bebedores y fumadores, lo que favorece la puerta de entrada a la bacteria Porphyromonas gingivalis.

Tanto es así, que en muchas ocasiones basta con que el fumador empedernido deje el hábito para que desaparezca espontáneamente la gingivitis.

¿Cuánto tarda en curarse una gingivitis?

Las gingivitis en estadio inicial se curan en el curso de unas pocas semanas. Los casos avanzados, con sangrado y trastornos de sensibilidad en la encía, pueden requerir varios meses e incluso rondar el año.

Enfermedad periodontal o periodontitis: la primera causa de pérdida de piezas dentales en el mundo desarrollado

Si no tratamos la gingivitis, las bacterias terminarán penetrando profundamente en la encía. Y llegarán a la parte del diente que carece de esmalte (la raíz del mismo) y a los tejidos que lo soportan (encía, hueso y ligamento periodontal), atacando a ambos.

Entonces ya no hablaremos de gingivitis, sino de periodontitis. Poco a poco, las bacterias irán minando las raíces de las piezas dentales y de ahí pasarán al hueso mandibular.

Dientes y muelas comenzarán a moverse y con el tiempo se producirán graves infecciones y flemones. El proceso finalizará con la caída espontánea de piezas dentales por falta de raíz y/o falta de masa ósea mandibular.

Tengamos en cuenta que la periodontitis es la principal causa de pérdida de dientes y muelas, muy por delante de caries y traumatismos dentales.

Tratamiento de la enfermedad periodontal

Al tratarse de una enfermedad crónica, el tratamiento consiste en enseñar al paciente a cuidarse correctamente, reeducando hábitos y haciéndole partícipe del problema y de la solución. Por parte del clínico puede ser necesaria la administración de antibióticos, pero siempre se realizará una o varias sesiones de raspado y alisado radicular, para eliminar cualquier resto de suciedad que se haya acumulado en la superficie radicular, fuera y dentro de la encía, por lo ue precisaremos de anestesia local.

Cuando la pérdida de soporte es moderada y el diente adquiere suficiente movilidad como para causar disconfor o problemas funcionales, podemos ferulizar los dientes, uniéndolos entre ellos para estabilizarlos. En casos más avanzados deberemos extraer las piezas y pensar en un futuro en su rehabilitación, ya sea con prótesis o implantes.

Dependiendo del tipo de pérdida ósea y valorando cada caso de forma individual, en ocasiones podemos regenerar los tejidos de soporte, mediante injertos de hueso u otros procedimientos quirúrgicos.

Duración del tratamiento

Dependiendo de la gravedad, la primera fase  puede necesitar entre 1 y 4 sesiones, intentando hacerlas lo más seguidas. Continuando con la fase más importante que es la de mantenimiento, tanto en casa como en clínica. Este mantenimiento también se establecerá de forma personalizada. Sabiendo que contra mejor se cuide el paciente en casa, menos necesitará de la intervención profesional.

En el caso de necesitar algún procedimiento quirúrgico adicional, el tiempo de tratamiento activo se puede alargar varios meses. 

Finalizamos aconsejando que el tratamiento más adecuado es la prevención: mediante una higiene bucodental adecuada diaria, evitaremos la gingivitis. Y de esta forma, la temida periodontitis tendrá siempre cerrada la puerta de entrada a nuestra boca.

Últimas publicaciones

Higiene profunda con cepillos interdentales

Las costumbres y las rutinas acompañan al ser humano durante su vida. El hecho de mecanizar esas rutinas y costumbres implica la generación de ciertos hábitos saludables, como es el...

Causas y tratamiento de la tensión mandibular

Todo lo que concierne al tema bucal es delicado y complejo. La mandíbula, por supuesto, cobra un especial interés por el mero hecho de actuar como uno de los ejes...

¿Qué es la clorhexidina y para qué se utiliza?

Dentro de los métodos auxiliares para controlar una buena higiene oral podemos encontrar la clorhexidina. Esta clorhexidina es un desinfectante oral que cuenta con acción antiséptica, capaz de acabar con...