El manual del buen dentista: cómo saber si has escogido al mejor profesional

dentista-examinando-paciente-femenino
Índice del artículo

Dime con qué especialista andas y te diré quién eres… La consulta, sus formas y el trato te darán muchas pistas. Te has de sentir como en casa.

Es la hora de ir al dentista. No es una orden (quizás sí un consejo), sino el inicio de una bonita historia, la cual puede y debe prolongarse por los siglos de los siglos. Amén. Será, sin duda, una relación duradera, sana y productiva. Tú marcarás los tiempos. Acudir a ese profesional, que como sanitario ha de proporcionarte tranquilidad y salud. Dale prioridad a tu boca. Toca transmitir que asistir al dentista no debería suponer un esfuerzo. El hecho de acudir periódicamente a ese lugar ‘de culto’ ha de repercutir en alegrías.

Pasa, que estás en tu casa. Adelante. Se propone dejar de lado los espacios atípicos, fríos y artificiales. Por cierto, para que lo tengas en cuenta: la Clínica MónBlanc dispone de mucha luz, de un espacio acogedor y de una sala, con colores y personajes de dibujos animados, ideado para los más pequeños. Porque en casa te has de sentir a gusto y cómodo. ¿Cómo saber si estás en el lugar adecuado? Aquí van cinco señas de identidad de una consulta que garantiza confortabilidad:

  1. La consulta ha de invitar a la asistencia regular. Has de querer volver, solo así sabrás que has sido feliz en un lugar de trato cercano.
  2. Sabes que es el sitio adecuado cuando los que están a bordo de la nave odontológica desprenden profesionalidad. Ha de ser un sitio profesional con buenos profesionales. Lo veras en las formas, el trato y el desempeño de sus funciones.
  3. Han de disponer de la tecnología del momento, vivir inmersos en una actualización constante, estar a la última en sentido digital y han de contar con material superprofesional y especializado. Abre los ojos y observa el espacio que te rodea, ¿qué ves?
  4. Limpieza y seguridad. Ha de reinar un clima en el que impere la seguridad y la limpieza. Todo ha de estar limpio, desinfectado y sometido a un control regular. En la consulta, el paciente se ha de sentir seguro.
  5. Trato personalizado. Es decir, personas que traten a personas. Todo ello bajo la batuta de la profesionalidad, la ética y el sentido común.

El mejor dentista

Cierra los ojos y deja volar la imaginación… ¿Qué te parecería si de fondo, mientras esperases tu turno, escucharas el ‘Hay un amigo en mí’ de Toy Story? Verás, tiene sentido y lógica porque un dentista es para siempre, al igual que un buen amigo, tal y como pregona la película de Pixar. Así que, ¿por qué has de escoger al mejor de los mejores? En los motores de búsqueda, la gente investiga y pone la lupa sobre el “mejor dentista”. Busca y encuentra al mejor.

Sin embargo, ¿cómo sabrás si estás tumbado ante un buen dentista? Estos son algunos de los rasgos positivos que lo podrán distinguir de entre otros profesionales:

  • Especialización en distintas materias. La consulta debería disponer de varios profesionales, tales como un ortodoncista, un profesional de la periodoncia, un odontopediatra, un endodoncista o un especialista en ATM, cirugía oral e implantología.
  • Durante tu visita, el dentista se ha de hacer valer. No ha de convertirse un extraño y ha de saber generar una sensación de proximidad. El dentista, quien debe apoyarse en frases que inviten a la paciencia, a la paz y al sosiego, ha de desprender altas dosis de afecto. Ayuda el hecho de que te cuente, paso a paso, cómo va a proceder y por qué llevará a cabo lo que debe realizarte en la boca.
  • Lo que es nuevo, asusta. Sentir miedo es normal y comprensible. Ahí está el reto del dentista, en apagar esa incertidumbre y arrojar luz en momentos de oscuridad. Debe saber tranquilizarte. Es decir, un óptimo dentista ha de ser también psicólogo, a veces, y un buen orador.
  • Potenciar el cuidado de tu boca y detección temprana de cualquier problema asociado a la salud bucodental. Anticipación y prevención, claves. Ha de haber buenas praxis.
  • El estar a salvo en una consulta odontológica implica que el dolor se queda fuera. El dentista ha de ser capaz de revertir la situación y paliar la dolencia con la cual has entrado a su zona de confort.
  • Buenos consejos. En una consulta, el dentista ha de ser tu mejor consejero. Has de poder contar con buenos consejos en cuanto a hábitos y aspectos de la salud y la higiene bucodental: cómo cepillarse, qué hacer para preservar el buen estado del esmalte dental, qué comer en menor cantidad para no dañar los dientes, etc.
  • Estética y sonrisa. Y por último, pero no menos importante, además de procurarte una buena salud e higiene bucodental, el dentista ha de encaminarte hacia tu mejor sonrisa, trabajando de esta forma en la estética de tu boca.
Lluís Vallverdú Odontólogo
Prostodoncista/Periodoncista, Implantólogo

Últimas publicaciones

Sangrado en las encías

Su sangrado se debe a múltiples factores, como la gingivitis, el signo más común. No controlar el estado y la salud de este tejido carnoso supone acabar haciendo frente a...

Causas y tratamiento del mal aliento. Guía completa

La halitosis, que no es una enfermedad, responde a un conjunto de causas, tales como la ausencia de saliva, la práctica de ciertos hábitos insalubres o no disponer de una...

El manual del buen dentista: cómo saber si has escogido al mejor profesional

Dime con qué especialista andas y te diré quién eres… La consulta, sus formas y el trato te darán muchas pistas. Te has de sentir como en casa. Es la...