¿Lo sabemos todo sobre la anestesia dental?

Alcohol y anestesia local
Índice del artículo

La anestesia tiene mala prensa y los riesgos que ofrece para los pacientes se exageran con frecuencia.

La realidad es que la leyenda negra sobre la anestesia es poco menos que un mito, ya que la utilización de la misma es muy segura, siempre y cuando su aplicación esté estrictamente supervisada por un profesional cualificado para manejarla.

Al objeto de despejar las posibles dudas de algunos lectores, expliquemos todo lo que el paciente ha de conocer acerca de la anestesia dental.

Cuándo es necesario utilizar la anestesia dental

Con la salvedad de algunas operaciones bucodentales rutinarias, como pueda ser una simple revisión, una limpieza dental profesional y en la mayoría de tratamientos de ortodoncia, la anestesia dental se utiliza prácticamente en todos los demás casos:

  • Extracción de piezas dentales
  • Empastes y endodoncias
  • Intervenciones de periodoncia (por ejemplo, en gingivectomías e injertos de encía)
  • Implantología dental
  • Preparaciones dentales para coronas y/o carillas

En ocasiones nos podemos encontrar con pacientes que presentan hipersensibilidad dental extrema, en los que puede ser necesario el uso de anestesia dental en una simple limpieza y eliminación de sarro. Aunque actualmente disponemos de aparatología específica para estos casos, como es el Airflow. Se trata de un aeropulidor que elimina la placa bacteriana ni necesidad de utilizar las típicas máquinas de ultrasonidos, minimizando así la sensibilidad del paciente.

¿Qué tipos de anestesia dental manejan los odontólogos?

 Según la enjundia y la duración de la intervención, el dentista hará uso de:

  • Cremas, geles y sprays de efecto anestésico: no precisan de pinchazo y su efecto dura unos minutos. Son utilizados en intervenciones rápidas y sencillas de realizar, como puedan ser las limpiezas dentales. También como paso previo a una inyección de anestesia local.
  • Anestesia local: se inyecta en la zona a intervenir. No duerme al paciente pero su efecto es contundente y duradero. Es la utilizada en la mayor parte de las intervenciones dentales.
  • Sedación leve y sedación consciente: su administración se puede realizar mediante una mascarilla con la que se suministra al paciente ácido nitroso o vía endovenosa por parte de un médico anestesista. Pueden usarse como apoyo en cualquier tratamiento cuando trabajamos con pacientes con fobia al dentista, crisis de ansiedad, claustrofobia, pacientes no colaborativos o simplemente en tratamientos que requieran sesiones muy largas, en las que el paciente prefiera estar tranquilo, evadirse y disfrutar del efecto amnésico que la mayoría de sedaciones proporcionan. La sedación no sustituye a la anestesia local, que sigue siendo necesaria según el procedimiento que se trate.

En odontología, la anestesia general se reserva para operaciones maxilofaciales de gran envergadura y alta complejidad, por lo que es sumamente infrecuente que sean utilizadas en las intervenciones bucodentales más habituales: debe aplicarse exclusivamente en quirófano y su administración y control corre a cargo de un médico anestesista titulado.

Cuando se trata de prepararse para un procedimiento dental que requiere anestesia local, es fundamental considerar los efectos del alcohol en el cuerpo y cómo este puede interactuar con los anestésicos. Discutiremos a continuación la relación entre el alcohol y la anestesia local, especialmente en el contexto dental, y ofreceremos recomendaciones para los pacientes.

Interacción del alcohol con la anestesia local

  1. Efectos del alcohol en el sistema nervioso: El alcohol es un depresor del sistema nervioso central que puede potenciar o alterar los efectos de la anestesia local. Consumir alcohol antes de un procedimiento puede cambiar la manera en que el cuerpo responde al anestésico, posiblemente reduciendo su eficacia o alterando la duración del efecto anestésico.
  2. Riesgos de sangrado: El alcohol tiene propiedades anticoagulantes que pueden incrementar el riesgo de sangrado durante y después de un procedimiento dental. Esto es particularmente crítico cuando se realizan intervenciones como extracciones dentales o cirugías de encías donde el control del sangrado es esencial para la seguridad del paciente.
  3. Metabolismo del anestésico: El hígado es responsable de metabolizar tanto el alcohol como muchos tipos de anestésicos locales. Si el hígado está ocupado metabolizando alcohol, puede no ser capaz de procesar eficientemente el anestésico, lo que podría llevar a una acumulación del medicamento en el cuerpo y aumentar el riesgo de toxicidad.

Recomendaciones para los pacientes respecto al consumo de alcohol antes de la anestesia dental

  • Evitar el alcohol: Se recomienda que los pacientes eviten el consumo de alcohol al menos 24 horas antes de cualquier procedimiento dental que requiera anestesia local. Esto asegura que el alcohol no esté presente en el sistema del paciente, permitiendo que la anestesia funcione como se espera y reduciendo el riesgo de complicaciones.
  • Consulta con el odontólogo: Es crucial que los pacientes informen a su odontólogo sobre su consumo de alcohol, especialmente si es frecuente o reciente. Esto permitirá al profesional tomar las precauciones necesarias y ajustar el tipo y la cantidad de anestésico utilizado.
  • Consideraciones de seguridad del paciente: La educación sobre los efectos del alcohol en relación con la anestesia es una parte importante de la preparación para un procedimiento dental. Los odontólogos deben asegurarse de que sus pacientes comprendan los riesgos y las precauciones necesarias para garantizar su seguridad y el éxito del tratamiento.

Preguntas frecuentes sobre la anestesia dental

A continuación, respondemos a las preguntas más frecuentes, relativas a la anestesia dental, formuladas en consulta por nuestros pacientes:

¿Cuáles son  y cuánto duran los efectos secundarios de la anestesia dental?

La anestesia bloquea la transmisión de señales a través de los nervios. Como en la zona oral no encontramos nervios motores, el bloqueo sólo será sensitivo. Es decir, además de la eliminación de la sensación de dolor tendremos la insensibilizada la zona anestesiada. Si nos tocamos o presionamos la zona no sentiremos absolutamente nada. Esto ocurrirá durante un plazo aproximado de dos horas.

Además, nos costará trabajo hablar y vocalizar: seremos conscientes de que hablamos con dificultad, de que la lengua no nos responde bien y de que pronunciamos mal algunos fonema.

A continuación, sentiremos hormigueo en la zona anestesiada, a medida que comiencen a desaparecer los efectos de la anestesia. Notaremos que, junto con el hormigueo, vamos recobrando gradualmente la sensibilidad en la parte anestesiada.

Este segundo período dura entre una y cuatro horas, dependiendo del tipo y cantidad de anestésico utilizado, de la técnica y de ciertos factores locales y sistémicos del propio paciente.

Efectos secundarios infrecuentes  podrían ser:

  • Pequeño hematoma o edema en la zona anestesiada
  • Alteraciones en el parpadeo
  • Ligera elevación del ritmo cardíaco
  • Hipotensión pasajera

Estos efectos secundarios suelen ser mínimos y no son un riesgo para la salud de los pacientes. Igualmente, pueden presentarse pequeñas reacciones alérgicas, generalmente en forma de erupciones dérmicas, de poca importancia y que remiten rápidamente.

Las bebidas alcohólicas y la anestesia

Se desaconseja el consumo de alcohol antes y después de someterse a una intervención dental que implique el uso de anestesia: no olvidemos que el alcohol también tiene efectos anestésicos y es un depresor del Sistema Nervioso Central (SNC).

Igualmente, las anestesias son sustancias depresoras del SNC. Por tanto, el consumo de bebidas alcohólicas combinado con la administración de una anestesia es absolutamente contraproducente.

Las embarazadas, ¿pueden someterse a una intervención bajo anestesia local?

Sí, por supuesto. De hecho, son muchas las mujeres que actualmente dan a luz con anestesia epidural, una modalidad específica de anestesia local que se utiliza principalmente en los partos.

Conque nada impide que las mujeres embarazadas se sometan a intervenciones odontológicas que exijan la utilización de anestesia dental, una prueba más de la seguridad de estas sustancias.

¡Descubre nuestro servicio de Prótesis dentales en Mataró!

Últimas publicaciones

La importancia de las revisiones dentales regulares

¿Por qué visitar tu clínica dental cada seis meses? En la ajetreada vida diaria, a menudo descuidamos la salud bucal, relegando las visitas al dentista a un segundo plano hasta...

¿Por qué Sangran las Encías?

¿Sabes por qué sangran las encías? ¡En el nuevo blog de la clínica dental MónBlanc te lo explicamos! Su sangrado se debe a múltiples factores, como la gingivitis, el signo...

Causas Del Mal Aliento y Soluciones

Descubre las Causas del Mal Aliento y sus soluciones en este blog de la clínica dental MónBlanc. La halitosis, que no es una enfermedad, responde a un conjunto de causas,...