MónBlanc digitaliza totalmente la boca del paciente

monblanc-18
Índice del artículo

Los avances y el asentamiento de las últimas tecnologías refuerzan tres conceptos determinantes en una clínica dental: diagnóstico, planificación y ejecución del tratamiento. Así, dotándose de material puntero, “la odontología que practicamos es mejor y más predecible”, cuenta Carlota Muñoz, periodoncista e implantóloga.

Todo a la última. Decididamente, la Clínica MónBlanc se ha convertido en el punto de encuentro de la tecnología del momento, donde acoge novedades y sistemas punteros. Abraza los últimos avances en odontología y cree en la digitalización, como aquel modelo que le permitirá seguir progresando y fidelizando a sus pacientes. En MónBlanc, donde se vive en tiempo presente y se saborea lo que deparará tecnológicamente el futuro, hay conciencia de siglo (XXI) y solo se mira atrás para coger carrerilla. Bendita tecnología…

La flota tecnológica de MónBlanc, acompañada y guiada por su gran equipo humano, impulsa a la clínica y la hace avanzar a toda vela, al ritmo trepidante que marcan los saltos tecnológicos en la rama de la odontología. Combinando el escáner radiológico (CBCT) con el escáner óptico intraoral (iTero), se puede obtener un modelo virtual completo de la estructura bucodental. De esta manera, se logra tener, en tres dimensiones (3D), la zona ósea del paciente y todos los tejidos periféricos (dientes, encía, lengua y mejillas). Así se consigue “digitalizar totalmente” al paciente. Lo clonan virtualmente. En sentido bucodental, todas las partes “de dentro y fuera” quedan excelentemente registradas, esto mejora la experiencia del paciente, ya que reduce considerablemente el tiempo del usuario en la clínica, “no tiene que estar sentado en el sillón tres horas”. Pueden diagnosticar y planificar sin que el paciente esté físicamente. Cada vez se realiza esta acción de manera más ágil. Para Carlota Muñoz, periodoncista e implantóloga en MónBlanc, esta maquinaria “es relevante”.

Las impresoras 3D apuntalan esta hoja de ruta que ha trazado MónBlanc. Con estas se imprimen los modelos de planificación y múltiples aparatos que guían y facilitan la ejecución de muchos tratamientos: cirugías, implantes dentales, carillas de cerámica o composite, ortodoncia, endodoncias, etc. Este elemento refuerza un sentido único y especial, “realizar el tratamiento que toca como toca”.

Los avances constantes de la tecnología comportan que los profesionales de MónBlanc estén inmersos en una formación continua, para poder aplicar correctamente la digitalización que se respira en esta clínica. “Te has de formar sin parar. Si tú tienes la última tecnología, has de ir formándote para usarla lo mejor posible y sacarle el máximo provecho”, resume Carlota. 

Tecnología punta en MónBlanc

“Dese todos sus ángulos”, dichos recursos ayudan a responder distintas cuestiones trascendentales, “ver qué pasará si aplicamos un tratamiento”, “cómo reaccionaría el hueso” o “qué tipo de hueso tiene y qué cantidad”. Los citados factores “ayudan muchísimo”. En MónBlanc, el diagnostico ha evolucionado un potosí.

La máquina centrífuga ha mejorado sustancialmente los postoperatorios de los pacientes tras las cirugías más complejas. Este procedimiento sigue un orden ya establecido: extraer sangre del paciente, centrifugarla y obtener el plasma rico en factores de plaquetas. En relación con la citada centrifugación, es posible “lograr factores de crecimiento”, los cuales benefician a ese paciente que se está sometiendo a cirugía, ya que “al concentrar su propia sangre centrifugada y aplicar directamente los factores de crecimiento en sus heridas, estas cicatrizarán antes y mejor”, explica Carlota, quien apuntala que “las regeneraciones son más fiables y con menor inflamación” a partir de la aplicación de dichos concentrados. Se avanza en materia de previsión. Así, “la odontología que practicamos es mejor”, subraya la misma. 

Asimismo, la situación de la higiene bucodental, “el tratamiento más común en una clínica dental”, ha dado un vuelco en MónBlanc. Se evoluciona al respecto de “cómo se ha hecho toda la vida”. Cuentan con un nuevo juguete, la máquina Airflow, que saca el agua a muchísima presión y contiene un polvo, el cual elimina la placa de los dientes sin que haya contacto y sin rallar el esmalte. Puede regular la temperatura del agua, reduciendo considerablemente la típica hipersensibilidad dental. Todo ello deja buenas sensaciones a los usuarios. La limpieza bucodental de toda la vida se ve modificada, aplicando nuevas tecnologías. Totalmente, “la experiencia cambia”.

Aplicación de la tecnología

Diagnóstico, planificación y tratamiento, tres conceptos con mucho peso en MónBlanc. A partir de los escáneres descritos en líneas anteriores, los métodos arcaicos quedan bien lejos, “ya no hace falta tomarle medidas, con alginato, al paciente”, narra Carlota. Señala, además, que “con los escáneres, tienes una impresión exacta de la boca”. A raíz de esa puesta en práctica, de ahí sale un invisalign, por ejemplo, mucho más preciso, con un dulce toque tecnológico.

La digitalización es imparable. Carlota destaca tres ejes esenciales sobre las virtudes de esta tecnología amiga: “rápida, eficaz y exacta”. Esta clínica, referente en Mataró y El Maresme, se dota de la última tecnología aparecida en el mercado: tener lo último de lo último te diferencia del resto, según Carlota Muñoz. Se refleja hasta en el escenario de la composición de un empaste, “donde hay una diferencia enorme según los materiales que uses: nosotros no escatimamos en los productos que utilizamos, para que el cliente tenga el mejor de los resultados”, detalla una de las voces cantantes en esta clínica. Con el uso de las nuevas tecnologías en MónBlanc, “ese empaste durará muchos más años”.

Es fundamental estar rodeada de las mejores calidades. La cínica abraza proyectos acordes a ella y a su criterio. “Los laboratorios protésicos, con los cuales trabajamos, son buenos, de renombre”, explica Carlota.

Carlota sabe de lo que habla, tiene mil batallas a sus espaldas. Sus años en la profesión abalan su trayectoria. Ella, como todos los profesionales que trabajan en MónBlanc, reconoce la suma importancia de una buena tecnología aplicada al paciente: “para este, que es el que nos preocupa, lo que conseguimos es que haya un mejor diagnóstico, una mejor planificación y un mejor tratamiento”, narra Carlota, quien reflexiona acerca de que “el cliente siempre ha de saber hacia dónde va”.

Con buen sabor de boca. La tecnología y la digitalización, que aumentan las posibilidades de éxito, “te dan un extra”. A la postre, a MónBlanc le sale a cuenta tener contentos a sus pacientes: “Cuanto mejor trabajes, mejores resultados tienes y más agradecido es el trato con la gente”, reconoce Carlota.

Estética en MónBlanc

En MónBlanc, se abre un capítulo aparte en cuanto a estética. Se ha configurado un escenario acorde a los tiempos que corren, pues “en uno de los boxes, hemos hecho un estudio fotográfico”, traslada Carlota.

Hay un antes y un después. Cuando el paciente quiere someterse a un procedimiento estético, “se le realiza un estudio a base de fotos y vídeos, para que él se vea”. Esta digitalización se logra a partir del Digital Smile Design. Se fragua, digitalmente, “la sonrisa que quiere conseguirse para esa persona”. Con un simulacro de por medio – el usuario puede ver, a grandes rasgos, cómo le quedaría la intervención estética –, el paciente escoge a qué someterse para encontrarse con la sonrisa de sus sueños. En MónBlanc, el cliente sabe “hacia dónde va”.

MónBlanc piensa en el futuro

Con vistas al futuro, a corto o a medio plazo, MónBlanc cavila la posibilidad de adquirir “un escáner facial, con el que podrás escanear el rostro al completo del usuario y seguir planificando desde la integración facial de nuestras sonrisas”, concluye Carlota. 

Últimas publicaciones

Sangrado en las encías

Su sangrado se debe a múltiples factores, como la gingivitis, el signo más común. No controlar el estado y la salud de este tejido carnoso supone acabar haciendo frente a...

Causas y tratamiento del mal aliento. Guía completa

La halitosis, que no es una enfermedad, responde a un conjunto de causas, tales como la ausencia de saliva, la práctica de ciertos hábitos insalubres o no disponer de una...

El manual del buen dentista: cómo saber si has escogido al mejor profesional

Dime con qué especialista andas y te diré quién eres… La consulta, sus formas y el trato te darán muchas pistas. Te has de sentir como en casa. Es la...