Apnea del sueño: causas, síntomas y tratamiento

apnea del sueño
Índice del artículo

El descanso es una acción vital para el ser humano. Si eres adulto y estas leyendo estas líneas, ten presente que, si descansas entre 7 y 9 horas, estás cumpliendo con el objetivo pactado con las horas de sueño correspondientes. En el caso de los niños y los adolescentes, sus horas de descanso oscilan entre las 8 y las 13.  El hecho de descansar oxigena el organismo. Es reparador. Regenera el cuerpo humano, tanto a nivel físico como psicológico, a pesar de que la actividad cerebral (de ahí a que se puedan interpretar los sueños) no se detenga.

Pero, ¿qué sucede si te levantas cansado, fatigado y mustio? ¿Has oído hablar o has leído acerca de la apnea del sueño? Puede que la estés padeciendo…

¿Qué es la apnea de sueño y cómo se diagnostica?

La apnea del sueño es un trastorno que se produce durante las horas de descanso. Inconscientemente y de forma interrumpida, la respiración viene y va. La regularidad de la respiración es inexistente. Asimismo, los ronquidos (respiración que se desarrolla de manera violenta y brusca durante la fase del sueño) son significativos en este proceso, el de la apnea.

Repetidamente, estas interrupciones de la respiración pueden transcurrir durante unos segundos, cada X minutos, y más de 30 veces cada hora. ¿Es grave? Dependiendo del tipo de apnea, será más o menos grave:

  • Apnea obstructiva del sueño (AOS). Este tipo de apnea es la más común. Los músculos de la garganta se relajan y estos acaban obstruyendo el paso del aire a los pulmones.
  • Apnea central del sueño. El cerebro deja de emitir señales óptimas a los músculos que controlan y dan sentido a la respiración
  • Apnea compleja del sueño. Combina las dos variantes descritas anteriormente.

La apnea se puede diagnosticar mediante un estudio del sueño. Esta prueba, también conocida polisomnografía, analiza, mide y registra los diferentes agentes corporales que intervienen durante el sueño. Estos son los factores a tener en cuenta en esta prueba: movimientos de los ojos y las piernas, ondas cerebrales, frecuencia cardíaca y respiratoria y cantidad de oxígeno en sangre.

Síntomas de la apnea del sueño

La sintomatología que acompaña a la apnea del sueño comprende una lista de la cual se extraen los siguientes síntomas, que pueden variar según la persona o el tipo de apnea:

  • Malestar anímico. Las escasas horas de sueño agrian el carácter de buena mañana. La apnea del sueño produce irritabilidad
  • Pérdida de atención. La falta de sueño te priva de situaciones que requieren una atención que va difuminándose a lo largo del día
  • Somnolencia diurna. Durante el día, la somnolencia irrumpe con fuerza  
  • Insomnio. Cabe la posibilidad de que sea complicado conciliar el sueño durante la noche
  • Dolor de cabeza y boca seca por la mañana
  • Ronquidos fuertes. Se trata de uno de los primeros síntomas que se manifiestan
  • Idas y venidas en cuanto a la respiración, que se pausa durante la noche. Además, también se puede jadear mientras se respira durante esa misma apnea

Causas de la apnea del sueño y factores de riesgo

La protagonista por excelencia de este proceso es la respiración, la cual se considera causa principal de la apnea del sueño. En la AOS, en cuanto los músculos de la parte superior de la garganta se relajan excesivamente durante las horas de sueño, la actividad de las vías respiratorias, relajada completamente, se reduce. De acuerdo con eso, no se obtiene el aire suficiente, el cerebro percibe que no se respira correctamente (pudiendo despertar al afectado, para que este recupere la actividad respiratoria) y se reproducen entonces ronquidos, suspiros o, incluso, ahogamientos. En la apnea central del sueño, el cerebro deja de enviar señales a los músculos respiratorios. Durante las horas de sueño, se deja de respirar en determinadas fases nocturnas. En este tipo de apnea, cabe la posibilidad de tener dificultades para conciliar el sueño debido a lo descrito anteriormente. 

Teniendo en cuenta que, dependiendo de las circunstancias y su agudeza, la apnea del sueño es considerada como una enfermedad grave, una serie de factores de riesgo incrementa la posibilidad de padecer apnea del sueño:

  • Enfermedades y trastornos. La congestión nasal, la insuficiencia cardíaca y trastornos cardíacos o los accidentes cerebrovasculares
  • Sobrepeso. La grasa, alrededor de las vías respiratorias, puede obstruir la respiración.
  • Vías respiratorias estrechas
  • Sexo y edad. Respecto a las mujeres, los hombres son más propensos a sufrir las consecuencias de la apnea del sueño. En cuanto a la edad, las personas de edad avanzada están más expuestas a sufrir esta apnea
  • Tener antecedentes familiares
  • Consumo de alcohol, sedantes, tranquilizantes y el uso de analgésicos. Relajan, excesivamente los músculos respiratorios
  • Fumar

En consecuencia, pueden desarrollarse afecciones que repercuten en el día a día, tales como fatiga (por falta de sueño y descanso) durante el día, complicaciones hepáticas (hígado), anomalías cardíacas, diabetes, hipertensión arterial, complicaciones con la anestesia y determinada medicación. Por lo tanto, sabiendo que se padece apnea, es necesario consultar al médico antes de ingerir medicación para un tratamiento e informar antes de una intervención que implique el uso de anestesia.

Tratamiento de la apnea del sueño

Combatir la apnea del sueño y sus consecuencias es posible. El tratamiento, enfocado tanto a la apnea como a los factores de riesgo que la desencadenan, presenta distintas alternativas:

  1. Control y seguimiento de los factores de riesgo
  2. Presión positiva continua en las vías respiratorias. Conectada a un dispositivo, se respira a través de una mascarilla facial o nasal y se favorece así la actividad de las vías respiratorias
  3. Cirugía sobre las vías respiratorias o estimulaciones eléctricas en la vía respiratoria superior
  4. Traqueotomía. Como último recurso

Pero, sin lugar a duda, el mejor diagnóstico es el ofrecido por el médico. En base al diagnóstico, el paciente y el profesional escogerían el mejor tratamiento posible, el que más se ajuste a las necesidades del afectado.

En relación con ese tratamiento, como tratamiento para la apnea del sueño en Mataró, la Clínica Dental MónBlanc propone la Terapia con Dispositivo de Avance Mandibular [DAM], que se convierte en una de las primeras opciones para tratar la apnea obstructiva del sueño, leve o moderada. Esta terapia, fácil de colocarse y llevadera, funciona manteniendo la mandíbula inferior adelantada durante las horas de sueño, para así evitar el bloqueo en las vías respiratorias y propiciar la liberación del espacio que se encuentra justo detrás de la lengua, disminuyendo de esta forma la apnea y el ronquido.

Agenda una cita en nuestra clínica dental en Mataró hoy mismo.

Lluís Vallverdú Odontólogo
Prostodoncista/Periodoncista, Implantólogo

Últimas publicaciones

Cuidado dental para deportistas: protege tu sonrisa mientras practicas deportes al aire libre

¿Por qué visitar tu clínica dental cada seis meses? En la ajetreada vida diaria, a menudo descuidamos la salud bucal, relegando las visitas al dentista a un segundo plano hasta...

La importancia de las revisiones dentales regulares

¿Por qué visitar tu clínica dental cada seis meses? En la ajetreada vida diaria, a menudo descuidamos la salud bucal, relegando las visitas al dentista a un segundo plano hasta...

¿Por qué sangran las encías?

¿Sabes por qué sangran las encías? ¡En el nuevo blog de la clínica dental MónBlanc te lo explicamos! Su sangrado se debe a múltiples factores, como la gingivitis, el signo...