Causas del mal aliento y soluciones

causas del mal aliento y soluciones
Índice del artículo

Descubre las causas del mal aliento y sus soluciones en este blog de la clínica dental MónBlanc.

La halitosis, que no es una enfermedad, responde a un conjunto de causas, tales como la ausencia de saliva, la práctica de ciertos hábitos insalubres o no disponer de una higiene bucal adecuada, entre otras. Afortunadamente, tiene solución.

Tradicionalmente – cada cultura y cada sociedad se deja llevar por sus características propias –, el ciudadano español y la ciudadana española son de distancias cortas; de piel con piel, de muchos abrazos y de dos besos en la mejilla. En fin, de acercarse. Ante esa tesitura, es natural que haya una preocupación real por el aliento que se desprende en esa aproximación tan española. Se está pendiente de que el aliento no desprenda hedor y se procura que, al hablar de cerca, la boca no aireé olores desagradables.

Ejercicio de introspección. Perdona por esta pregunta tan directa (es de esperar que te encuentres buscando respuestas y estés aquí, en este artículo, por alguna razón de peso), pero… ¿sientes o notas que el aliento te está jugando malas pasadas? Aquí van una serie de razones por las cuales el aliento o la boca desprenden malos olores.

Entonces, ¿cuáles son las causas del mal aliento?

Estas son las causas del mal aliento. Porque la boca, al igual que el cuerpo, es muy sabia. Las situaciones se exponen de menos a más graves:

  • El consumo de ciertos alimentos. La buena de Victoria Beckham aseguraba que “España huele a ajo”. Existen olores bucales pasajeros. Es decir, el ajo, la cebolla y las especies fuertes se impregnan pronto en la boca y el aliento y se prolongan durante un tiempo.
  • No seguir unos buenos hábitos de higiene bucal. Cuentan los expertos que, normalmente, esta es la razón principal por la cual la boca y el aliento podrían desprender malos olores. Se acumulan bacterias y estas huelen mal. Cuando el cepillado de los dientes y la lengua brillan por su ausencia, pasa lo que pasa.
  • Tabaquismo. La acción de fumar trastorna el aliento, otorgándole un hedor potente y desagradable.
  • Ausencia de saliva. La presencia de saliva en la boca oxigena y limpia. Fíjate en las propiedades de la saliva… lubrica, tiene propiedades digestivas, es antibacteriana, equilibra y regula el pH, cicatriza y estimula el gusto. Por lo tanto, la ausencia de saliva (sequedad bucal) es una causa directa del mal aliento.
  • Incidencias de salud en los dientes. Las caries, los abscesos dentales (acumulación de pus) y las alteraciones en las encías pueden desencadenar en problemas de mal aliento.
  • Enfermedades. Determinadas enfermedades afectan directamente a la boca y, en consecuencia, a su aliento. Algunos de estos ejemplos son la diabetes o problemas de salud más severos en el riñón o el hígado. Bien es cierto que hay enfermedades que pueden causar mal aliento. Es una realidad.
  • Complicaciones respiratorias. Evidentemente, la respiración y la boca están conectadas, así que las enfermedades y las infecciones en las vías respiratorias (sinusitis o afecciones en los pulmones) pueden traducirse en mal aliento.
  • Alteraciones gastrointestinales. Las complicaciones intestinales, tales como los reflujos, la acidez o las úlceras, pueden poner en apuros al aliento, dándole un olor desagradable.

En conclusión, la halitosis, que engloba las causas recopiladas anteriormente, es el término médico que se refiere al mal aliento. Este trastorno bucal, comúnmente designado como mal aliento, puede darse a partir de una mala higiene bucal, el tabaquismo, la sequedad bucal, enfermedades y trastornos en materia de salud.

La halitosis no es una enfermedad, así que no te agobies. Afortunadamente, tiene solución.

Mejora tu salud bucal y elimina el mal aliento

Seguramente, te estarás preguntando cómo quitar el mal aliento de tu vida. Ponte cómodo porque tus preocupaciones van a abrazar soluciones. Causa y efecto. Toma nota de esta lista:

  • Costumbres saludables e higiénicas. Higiene bucal y estructura de un plan que propicie el seguimiento a rajatabla de una serie de acciones encaminadas a la práctica de buenos hábitos en cuanto a la salud bucal. Hazlo de la manera regular: tres veces al día, al menos.
  • Más pautas para combatir el mal aliento. Procura seguir otras pautas asociadas a la higiene bucal, tales como la asistencia regular al dentista o la realización de la limpieza bucal correspondiente, una vez al año por lo menos, en la consulta de tu dentista de confianza (en caso de acumulación masiva de sarro o bacterias, dos veces al año). Puedes incluir a tu día a día otros hábitos óptimos, como el uso del hilo dental o el enjuague bucal antibacteriano. En cualquier caso, consúltale al dentista qué medias más personalizadas puedes adoptar. Porque cada caso es un mundo.
  • Modificación de la dieta. Mejora tu salud bucal y elimina el mal aliento a partir del consumo de frutas y verduras, las cuales aportan fibra y generan saliva, yogures, hierbas frescas y componentes probióticos. Además, la hidratación suficiente (agua, mucha agua) ha de entrar en tus planes de vida.
  • Reduce los riesgos. Abandona el tabaco y el alcohol.
  • Vista al especialista adecuado y trata las enfermedades y trastornos que deban ser tratados profesionalmente. Procura que te diagnostiquen y te traten las enfermedades ligadas al hígado o al riñón, las alteraciones gastrointestinales, las afecciones respiratorias o las irregularidades en los dientes.

¡Ahora que ya sabes las causas del mal aliento y Soluciones, ya puedes comenzar a cambiar tu forma de vivir! ¡Descubre nuestra clínica dental en Mataró y pide ya tu cita para una revisión periódica en nuestro servicio de odontología en Mataró!

Carlota Muñoz, Periodoncista e implantóloga
Periodoncista, Implantóloga

Últimas publicaciones

Cuidado dental para deportistas: protege tu sonrisa mientras practicas deportes al aire libre

¿Por qué visitar tu clínica dental cada seis meses? En la ajetreada vida diaria, a menudo descuidamos la salud bucal, relegando las visitas al dentista a un segundo plano hasta...

La importancia de las revisiones dentales regulares

¿Por qué visitar tu clínica dental cada seis meses? En la ajetreada vida diaria, a menudo descuidamos la salud bucal, relegando las visitas al dentista a un segundo plano hasta...

¿Por qué sangran las encías?

¿Sabes por qué sangran las encías? ¡En el nuevo blog de la clínica dental MónBlanc te lo explicamos! Su sangrado se debe a múltiples factores, como la gingivitis, el signo...